Mesa de trabajo

por la soberanía en las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur, mares adyacentes, Antártida Argentina y por el relevamiento de nuestras 350 millas

Análisis

 

 

 

 

 

 

 


A propósito de un artículo de la Dra. Garré

Sobre “La soberanía se defiende en todos los frentes

Por Eduardo Mariano Lualdi,

Coordinador Nacional del FPyP

¿La soberanía se defiende en todos los frentes? Solo una fanfarronada. Con apenas balas para más de una hora de combate, la política de indefensión como política de Estado para la Defensa nacional no permite imaginar ni una escaramuza. Por otra parte, esas balas son importadas de Brasil, si éste decidiera cortar sus exportaciones militares a la Argentina, no habría balas ni para una salva de honor. Buques que no pueden navegar, aviones que no vuelan, capacidad terrestre nula, hipótesis de conflicto interna, la formulación “La soberanía se defiende en todos los frentes” es una expresión irresponsable e interesada, vinculada a la propaganda electoralera diseñada por el gobierno nacional y su ministra de indefensión.

El 19 de febrero del corriente, la Dra. Nilda Garré publicó en el diario Clarín su artículo “La soberanía se defiende en todos los frentes”.

En su encabezado señala “Las tareas relativas a la fijación del nuevo límite de la plataforma submarina del Mar Argentino y la última campaña antártica son acciones clave para nuestro país”. Y agrega más adelante: “El ministerio a mi cargo ha cumplido una importante tarea en este sentido, cuya realidad refuta seudoinformaciones y rumores irresponsables e interesados, que paso a explicar”. 

A lo largo de su nota la Dra. Garré nunca dice cuales son las seudoinformaciones y cuales los rumores irresponsables e interesados que ha venido a refutar. Su método es simple: hace una afirmación que no tiene respaldo en los hechos y luego construye una refutación que parece fundada.

Veamos. Hace una referencia escueta a la historia la COPLA, sus objetivos, etc. No menciona que dicha Comisión se constituyó en 1997, salta en el tiempo sin escalas al año 2007 y de ahí a los más próximos: 2008 y 2009. Hace referencia a los gastos que dice debió afrontar su ministerio, sin mencionar que los fondos usados para el relevamiento del talud continental son de las Naciones Unidas, del programa para el desarrollo, PNUD, y no del presupuesto de su ministerio. Puede que se refiera a los gastos sin control y sin licitación que debió afrontar el Estado argentino para salvar las innegables tardanzas en la realización de algunos viajes del vetusto ARA Puerto Deseado, reparado solo parcialmente como informamos en un artículo.

Luego de reiterar los “éxitos” de las misiones realizadas con el auspicio de su ministerio, pasa a describir las tareas de la Campaña antártica del verano de 2009.

En ninguno de los párrafos de su artículo hace mención alguna a las cuestiones de fondo que están planteadas alrededor del relevamiento del talud de la plataforma continental para lograr de esta forma la soberanía de sus recursos subyacentes hasta las 350 millas. Tampoco a la cuestión antártica vinculada a esta problemática.

Los trabajos del Foro Patriótico y Popular como los del grupo “Ulises” difundidos por el Ing. Mario Cafiero, por mencionar sólo dos de los afluentes críticos a la política del gobierno de los Drs. Kirchner en ésta materia, se respaldan en documentos e informaciones brindados por las propias autoridades responsables. En nuestro caso, el FPyP, decidimos de inicio, rechazar toda información “confidencial” o que no tuviera respaldo en documentación oficial. Por ejemplo: que la Dra. Pfirter sostuvo en varias oportunidades que la Argentina podría tener una controversia de límites con Gran Bretaña, es información oficial, no se trata ni de seudoinformación ni de rumores irresponsables e interesados. Su conferencia en la universidad FASTA de Mar del Plata (de la que tenemos copia en nuestros archivos) y su reportaje en el periódico digital “Nuestra Mar” —cuya sede está en el propio ministerio de Defensa—, revelan esta singular visión de la Coordinadora General de la COPLA sobre la controversia que opone a la Argentina al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. También, fueron los propios integrantes de la cancillería argentina los que señalaron en más de una oportunidad que la Argentina y Gran Bretaña trabajaron efectivamente con el concepto de presentación conjunta o complementaria. Las notas cursadas por Rodríguez Giavarini durante el gobierno del Dr. De la Rúa, o las declaraciones del Dr. Bielsa cuando era canciller de Néstor Kirchner, lo revelan. Nada hay aquí de seudoinformación o rumores irresponsables e interesados.

La Dra. Garré obvia cuestiones centrales. Ella oculta  sistemáticamente que parte del territorio argentino está ocupado por una potencia militar extranjera: el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y que esta situación condiciona desfavorablemente a la Argentina. Para ella, el Atlántico sur es un inmenso paisaje bucólico en el que solo las inclemencias del tiempo nos afectan.

Que la Argentina es un país con parte de su territorio ocupado por una potencia militar extranjera, una potencia imperialista extra continental, una potencia colonialista, no es seudoinformación o rumores irresponsables e interesados. Es un hecho, el que para la Dra. Garré no le existe.

Tampoco la Dra. Garré hace referencia a la usurpación británica de los mares adyacentes a las Islas Malvinas, San Pedro (Georgias del Sur) y Santiago (Sándwich del Sur) hasta las 200 millas.

En la solicitada de la Mesa de Trabajo por la Soberanía del 21 de enero de 2008 dijimos: “En 1991 el Reino Unido usurpó 438.000 km2 de la plataforma continental hasta las 200 millas de las Islas Malvinas y en 1993 usurpó otro 1,2 millones de km2 de  la plataforma continental en torno a las Islas Georgias y Sándwich del Sur”.

También en su artículo la Dra. Garré oculta que el 13 de diciembre de 2007, la Unión Europea firmó en Lisboa un Tratado, en cuyo texto figuran como Territorios de Ultramar las Islas Malvinas, San Pedro, Santiago y el Sector Antártico Argentino el que es denominado Sector Antártico Británico, resultando este de la sumatoria de la totalidad de nuestro Sector Antártico y la casi totalidad del chileno. Este tratado, considerado por la UE como una “constitución abreviada” es la ratificación de otros instrumentos políticos y jurídicos de la UE que avalan la usurpación colonial británica. Muy por el contrario, desde páginas oficiales vinculadas a ese ministerio se ridiculizó este dato de la realidad. A contrapelo de la liviandad oficial, la Dra. Virginia Gamba, politóloga, especialista en asuntos estratégicos, profesora en la Universidad de Gales, señaló en su artículo "El Mar nuestro que no miramos" del 17-7-2008 en la sección Tribuna, de Clarín: "La negociación por la soberanía de las islas Malvinas también se está complicando, con una Inglaterra que, para no negociar con la Argentina, se escuda en la generación de la nueva política marítima de la Unión Europea de diciembre 2007, que insinúa que la plataforma continental argentina es un espacio estratégico para el desarrollo de Europa".

Oculta o ignora la Dra. Garré, que el día 26 de junio de 2008 se trató el tema 4 de la agenda donde se analizó el desarrollo de la “evaluación de evaluaciones” del estado del medio ambiente marino, establecida por la Asamblea General en su resolución 60/30. La presentación de dicho informe de evolución estuvo a cargo de los representantes del “Grupo Directivo Especial” y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, quienes presentaron un documento titulado “Assessment of Assessments-Progress Report-20 June 2008”, sin número, cuyo anexo B incluyó una planilla de diferentes regiones oceánicas en la cual —bajo el número 19— aparece el “South West Atlantic Ocean”. En esa región se incluye entre los Estados ribereños de esa región al Reino Unido, infiriendo esa condición de una referencia a las Islas Malvinas. Como señalamos oportunamente, la única forma en que Gran Bretaña puede acceder al derecho de presentar su relevamiento de Malvinas y la Antártida es ser considerado país ribereño.

Sobre esta cuestión cardinal la Dra. Garré nada dice. Sin embargo, como dijimos en otro artículo, en la propia Escuela de Defensa Nacional, en una conferencia a cargo de un prominente funcionario del Estado argentino, un funcionario de la órbita de su ministerio, se sostuvo que Gran Bretaña es país ribereño a partir de su condición de ocupante de las Islas Malvinas.

Sobre las calidades de los estudios a los que refiere la Dra. Garré, pasa de 1997 a 2007 sin mediar explicación alguna de lo que se realizó año por año. Señala los producidos al sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego para saltar a los estudios del buque ARA Puerto Deseado al este de Malvinas hacia San Pedro (Georgias del Sur) y que ya fueron debidamente analizados en nuestra articulo “Los trabajos y los días”. No hay menciones a casi 10 años transcurridos entre la constitución de la COPLA y la actualidad.

También señala la Dra. Garré que la Argentina presentará en tiempo y forma. El 13 de mayo de 2009 debe presentarse de manera impostergable los trabajos realizados. El gobierno del Dr. Kirchner pidió en el año 2005 la única postergación a la que se tenía derecho. Aún hoy ninguna de las autoridades responsables ha explicado esta situación. Dijimos en nuestra solicitada de enero de 2008: La Argentina aún no ha presentado su estudio de límites ante la ONU. Hasta hoy se desconoce el total de kilómetros relevados y la sistematización de los datos. La presentación de dicho relevamiento ante dicha Comisión vence en mayo de 2009 y sus resoluciones son inapelables. La no presentación de dicho relevamiento implicaría la pérdida de nuestro derecho a las 350 millas de manera indefectible. La presentación tardía o incompleta o posterior a la británica privaría al país de la iniciativa y lesionaría, debilitaría o disminuiría los intereses del país”.

Las propias autoridades anunciaron que realizarán “presentaciones complementarias”, con lo que ya han establecido que la presentación argentina será incompleta; y han reiterado (Dra. Pfirter, revista DEF) sobre los estudios de la plataforma continental que se tratan de un “arreglo de límites convenido por los Estados” con lo que vuelve a caracterizar el conflicto entre Inglaterra y la Argentina como una cuestión de límites y no una cuestión de usurpación colonial, de ocupación militar. De acuerdo a esta argumentación, como señalamos líneas arriba, la Argentina reconocerá a Gran Bretaña de hecho, la condición de país ribereño en el Atlántico Sur. Así, las autoridades del actual turno gobernante se ajustan a lo estipulado en los Acuerdos de Madrid, por los que la Argentina abandonó la caracterización del conflicto como un conflicto de ocupación colonial y los sustituyó por un diferendo de límites (soberanía) como podríamos tener con Chile o con Uruguay.

En relación a la cuestión antártica hay aquí una controversia en curso. El ministerio de Defensa habla del relevamiento del Sector Antártico y, si no interpretamos incorrectamente las afirmaciones de este ministerio y de otros funcionarios, el objetivo sería presentar esos estudios ante la Comisión de Límites. La Argentina no debe modificar su reclamo de soberanía: debe mantener el del Sector Antártico en su integridad, el comprendido en la porción de la torta antártica para no dejar en el “aire” cientos de miles de kilómetros cuadrados de mares antárticos. La “línea de base” en nuestro Sector Antártico no puede ser otra que los paralelos y meridianos que demarcan el sector, y la reserva de soberanía sobre todo el sector antártico, la medida adecuada para preservar nuestros derechos ya bastante menguados por las políticas de “desantartización” practicadas hasta la fecha.

Nuestro país carece de una verdadera política antártica, que es aquella que, entre otros aspectos, garantiza la ampliación y desarrollo de nuestras bases antárticas; la radicación de población incluida la de los nativos antárticos; la reafirmación de los acuerdos sobre los sectores antárticos argentino y chileno firmados por Perón; la denuncia activa de la pretensión británica con respaldo de la UE de la usurpación de nuestros Sector Antártico;  la inmediata y efectiva reparación del buque Almirante Irizar en el Astillero Río Santiago, para garantizar trabajo para nuestro único astillero estatal e impedir que, a costa de la verdadera producción nacional, se realicen negociados a favor del grupo de “capitalistas amigos” promovidos por la Dra. Garré y los Drs. Kirchner. Incluimos aquí la construcción de las POM (Patrullas Oceánicas Multipropósito) las que acrecen de presupuesto para su rápida construcción también en el Astillero Río Santiago.

Habría mucho más para señalar sobre estas cuestiones.

La grandilocuencia del título “La soberanía se defiende en todos los frentes” sí que resulta seudoinformación y un rumor irresponsable e interesado. La política de indefensión como política de Estado para la Defensa Nacional practicada por el gobierno de los Drs. Kirchner y su ministra Nilda Garré, da un rotundo mentís al titulado del artículo.

En definitiva, el artículo de la Dra. Garré no clarifica ninguna de las cuestiones de fondo que están en debate. De ahí que lo suyo merezca ser considerado seudoinformación y rumores irresponsables e interesados, en vez de un verdadero aporte para clarificar estos asuntos de Estado.

Esta vaguedad está en el trasfondo de la negativa del Poder Ejecutivo Nacional de otorgar una audiencia pública para que la ciudadanía pudiera ser debidamente informada del estado real de los estudios del talud de la plataforma continental y de otras cuestiones vinculadas a la soberanía argentina en el Atlántico Sur. También en la negativa a responder nuestro Recurso jerárquico reclamándole a la Sra. Presidenta revea su decisión de negar la Audiencia Pública.

Para la Dra. Garré los británicos no tienen objetivo alguno en el Atlántico Sur, tal vez por ello autorizó la construcción y operación de un aeropuerto en Río Negro en el que pueden descender, en solo dos horas desde Malvinas, aviones de gran porte como los que utiliza la OTAN, alianza militar que integra Inglaterra. Para nosotros, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte aspira a transformar el Atlántico Sur en un lago británico, bajo el paraguas de la UE y en alianza estratégica con EE.UU. Desde esta posición amenaza la Patagonia argentina. El aeropuerto del testaferro británico Lewis constituye una avanzada en este objetivo de disgregación territorial de parte de las potencias imperialistas.

La Argentina debe virar rápida y decididamente en su política en relación a la causa de Malvinas, demás archipiélagos australes, mares adyacentes, plataforma continental y Sector Antártico Argentino. Lo que está en juego son más de 4 millones de km2 de territorio argentino y enormes recursos que son patrimonio del pueblo argentino. Mientras el ministerio de la Dra. Garré se ocupa de retirar los Granaderos de la casa natal del Padre de la Patria, atendiendo los caprichos de la vanalidad kirchnerista, la patria en peligro espera que sus funcionarios abandonen la seudoinformación y los rumores irresponsables e interesados y gobiernen en beneficio de sus conciudadanos.

5 de marzo de 2009