Comisión Nacional por la Conmemoración del Bicentenario de la Reconquista (12 de agosto de 2006) y de la Defensa de Buenos Aires (5 de julio de 2007)

Discurso (VGM) My. (R) Jorge Manuel Vizoso Posse

 

Queridos hermanos en Dios y en la Patria:

Nos encontramos reunidos una vez más, a más de dos siglos de resistencia para evocar en nuestros corazones, la célebre victoria de nuestras fuerzas contra la renovada, proterva, hostil, pirata, colonial e imperial fuerza de los enemigos del pueblo argentino de siempre: los ingleses y sus secuaces.

Aquellos piratas, disfrazados de caballeros, intentaron arrasar a sangre y fuego con la ciudad de Buenos Aires, que les ofreció una patriótica y popular resistencia, la de un pueblo en armas. Lleno de coraje y determinación para resistir hasta el final, cualquiera sean las consecuencias, por la libertad. Sabedores de las enseñanzas del Señor Jesús, que dijo: “la verdad os hará libres”.

El año pasado, me referí como ejemplo entre muchos, a las tucumanas Doña Manuela Pedraza y Doña Águeda Tejerina de Posse. Esta última en su fervorosa proclama, nos dejó magníficas enseñanzas: apela al amor a la Patria, denota conocimiento de la situación, sentido de trascendencia y oportunidad. Acusa, desnudando al enemigo tal cual es: agresivo guerrero, despótico y que impone leyes extrañas. Ve la amenaza a su cultura y  religión santa con: “sangrienta y atrevida mano”. Alienta el protagonismo de todo el pueblo, llamando a la nación en armas, contra tamaña amenaza.

Afirmando que ante la misma, no se puede permanecer indiferente, ni excusarse por nada ni siquiera en el sexo. Conocedora de las cuestiones públicas y demostrando interés ciudadano, les da el ejemplo, respetando a las autoridades legítimas y colaborando con ellas en la procura del bien común.  No como lo hiciera el cobarde, pero legal Virrey Sobremonte que huyó con el tesoro, siguiendo a su dios: el dinero; abandonando a sus compatriotas y gobernados, librados a su suerte. Obrando como lo hacen hoy, los que sirven a intereses foráneos dejando el bien común, produciendo como único fruto: su decadencia moral

Su arenga exhorta a todos, en especial a las mujeres, poniéndolas  a la par de los varones y en su trono: “la noble igualdad”, en cuanto a responsabilidades políticas, durante tan lúgubres momentos. Dando a luz a la fuerza moral: querer el deber.

Porque es un derecho, que los ciudadanos se armen y entrenen para la defensa de su Patria, que luego de la Revolución Francesa, se trasformó en deber: El servicio militar. Que daba reservistas a la Patria. Hoy se busca desarmar al pueblo para que no resista.

Los valientes que resistieron y pusieron de rodillas al enemigo, rendidos a sus pies, utilizaron todo género de armas populares, pero por encima de todas, su cultura. Se colmaron de gloria, dado derrotaron con ignominia a los vencedores de Waterloo y se creían invencibles. El combate casa por casa, les trajo su perdición, allí se paga el precio de la sangre.

Los vencedores de Buenos Aires, nos muestran un cultural y profundo fervor por la Patria a la que quieren ya en Libertad, como quedó plasmado en nuestro Himno: su grito dirigido a toda la faz de la tierra.

La cual es condición fundamental y determinante, para alcanzar el amor y con éste, la esencial unión, que nos dio el ser: una Argentina libre y soberana. La Libertad nos habla, por medio de Emma Lazarus,

judía perseguida, que escribió:

"Guarden sus antiguas tierras, sus historiadas
pompas", ella grita.  "Denme a mí sus fatigados, sus pobres,
sus abigarradas masas, anhelantes de libre respirar,
los miserables rechazados de sus prolíficas costas.
Envíen a esos, a los desahuciados, arrójenlos a mí,
¡que yo elevo mi faro junto a la dorada puerta!"

Estos versos se gravaron en la estatua de la Libertad, que se encuentra en la ciudad de Nueva York, donada por los franceses.

La misma, es representada por la figura de una mujer con el gorro frigio, utilizado en tiempo de los romanos por los esclavos liberados; adoptado por los franceses como emblema de libertad. La dama llamada en Francia Marianne (abreviatura de los nombres de la Virgen María que parió al Liberador y Salvador del hombre y de su madre, Ana), símbolo de la revolución francesa ¡¿Qué diría Emma de los Estados Unidos de Bush, que construyen un muro para evitar la inmigración, lo mismo que Israel!? Esa revolución que rompió las cadenas del despotismo, que dio su seguridad y desarrollo a su pueblo, quienes pagaron el precio de la libertad: la sangre.

Citaré asombrosamente a un inglés y diré con sus palabras:

 “Denme un poco de Verdad”, decía John Lenon, poco antes que le asesinaran por sus luchas, en pos de una sociedad más justa.

Ahora en lugar de la “noble igualdad”, vemos en su trono la vil mentira; en vez de modestia y prudencia en los logros: las falsedades del lndec. Aprovechándose de la generosidad argentina, los imperios nos invadieron con "parvenus" (recién llegados).

Los imperios comprendieron que el camino, era fabricar Sobremontes, para minar la resistencia.

Así es que fabricaron políticos, que piensan su monólogo de esta manera:

-              ¿Qué haré para eternizarme en el poder, además de obedecer al amo imperial de turno?

-              Ya sé – se contesta con una sonrisa – construiré calles que se vean (de paso me quedaré con “las bolsas” de vuelto de las empresas constructoras, de las privatizaciones y demás contratos del estado y me haré rico. Porque el dinero es dios: todo lo puede y “la política el arte de lo posible” que lo permitirá. También me cederá eternizarme en el poder, por lo que debo robar mil millones de dólares)... así empezó a hacer calles, las que parecían buenas. Pero, el insensato en su infantil fantasía, no tuvo en cuenta lo importante, lo que no se ve: la infraestructura. No previó llevar la luz, el gas, etc. que rompieron sus calles y mucho menos las cloacas que son lo primero. Así sus calles no tienen luz, gas ni cloacas y lo peor que éstas últimas, se hacen sentir, contaminado todo el ambiente; especialmente, sus callejuelas. La verdad lo regresó a la triste realidad. Así su ciudad, está llena de mierda mierda, a la que le siguió entre otras, la caca y ahora nos quieren imponer, una nueva caca. Es que son unos parvenus cipayos.

De tal modo, nos impusieron su gran negocio, en base a la creación de muchos pobres y la  manipulación de sus necesidades, para que vendan su soberanía por un bolsón (el cual cada vez trae menos). La pobreza, la injusticia, la contra cultura y la ignorancia, son las nuevas armas de dominación de los imperios. Anulan las repúblicas federales y las dirigen con un poder totalitario y centralizado, conocido como “caja”.

La tiranía quedó entronada, como abogados, le buscaron la comba al palo de la ley; a fin de destruir la República: acabando con su división de poderes, periodicidad de los cargos, publicidad verdadera y sin censura de los actos de gobierno, entre otras cosas. Anulación de las libertades de expresión, voto comprado y obligatorio con el que falsean la democracia, para lo cual, incrementaron su negocio en forma exponencial: más pobres, cada vez más pobre.

En la actual política, importa más la percepción que la realidad; por eso inventan índices, encuestas y demás basura, para falsear la verdad. Por ejemplo: utilizando el Indec, un órgano del estado que orienta la economía.  A estos políticos, únicamente, les cabe, la calificación y el nombre de monstruos andróginos concupiscentes. 

Mediante un modelo chino – japonés  por así, decirlo, para no herir susceptibilidades – Nos imponen un emperador al estilo Puyi, que con la madurez emocional de un niño, gobierna al nuevo estado títere de “Manchukuo” y su capital, la rosada Ciudad Prohibida; rodeado de una corte de eunucos aduladores y corruptos,. El “Príncipe de la verdad relativa”, no sabe que la teoría de la relatividad se cayó. Pertinaz en su error, sigue mintiendo, porque su dogma es: “miente, miente que algo quedará”, es un pícaro, que se cree vivo por ser engañador. En lugar de arrepentirse de sus felonías y modificar su conducta, permanece obstinado en el error.

Por si fuera poco, nos quieren imponer una heredera forzosa, como dicen los niños: caca mamá o mamá caca.  Por otra parte, aquel que sostenía falsamente que “la política es el arte de lo posible” - cuando en realidad: “es el arte y ciencia de gobernar para obtener el bien común” - Vuelve de nuevo al circo, como payaso corrupto e impune. Con veleidades de voy por más, con su: “síganme que no los voy a defraudar”...  y demás cortes de políticos aduladores y amorales. Insultan nuestra inteligencia y paciencia.

 Eunucos de espíritu que permanentemente, se enroscan tras sus venenosas farsas como la serpiente bíblica, padres de la mentira y colmillos de vampiro chupa sangre. La mentira no tiene patas largas como algunos creen. Se arrastra con su lengua viperina, en toda suerte de vilezas e indignidades, porque se creen los “pícaros” o “vivos”.  El precio de la mentira es el infierno y... ¡sorpresa!  Para algunos políticos de hoy, que se llaman católicos, para poder ocupar cargos, que tal condición exige: Sepan que del infierno no se puede salir jamás; hay un abismo que los separa, como del naciente al poniente, del purgatorio y del cielo. Además, sepan que es eterno e irán al noveno círculo del averno: el más profundo, que le asignó Dante: a los infames traidores a la Patria, su pueblo y sus votantes.

 Sostienen que es un deber ciudadano votar, careciendo a propósito de sentido común que orienta el derecho. Yo creo que el voto es una elección soberana de confianza. La confianza necios: no se la compra, hay que ganarla con ejercicio de virtudes, liderazgo, vocación de servicio y espíritu de sacrificio. Así pues, si no confío en ningún candidato ¿Por quién votaré? ¿Es un deber votar y avalar un “sistema democrático” falseado con la compra de los votos, con el mismísimo dinero de los contribuyentes? Haciendo a los ciudadanos reos  de la pobreza y la ignorancia ¿Votar en blanco? ¿Para premiar al que más compró y falseó la democracia? ¿Impugnar el voto? ¿No será avalar con la suba del porcentaje de votantes?  ¿Se estará conforme con una democracia viciada, llamada demagogia? ¿Sabrán que la Democracia es el gobierno de los más por los mejores para obtener el bien común? Definitivamente, hay que decir no y encarcelar los compradores de voluntades.

De tal modo queda entronizada la desigualdad y abortada la finalidad de la política, que es la justicia. La que a su vez,  debe proteger al débil del fuerte. En síntesis la injusticia, pobreza e ignorancia es lo que propician los imperios para adueñarse de nuestros recursos, con una mano de obra esclava, entre otras cosas.

Su liberalismo es una continua fuente de innovación. Están crónicamente, buscando como crear necesidades en el hombre para cubrirlas a un precio cada vez mayor; estableciendo la compraventa, vendiendo todo; incluso la dignidad, conduciéndonos a la vileza. Nuestra respuesta a estas situaciones constantemente inventoras, es no comprar ni consumir sus fantasías, como si fueran realidades. Devolverles con la misma moneda: transformación constante, hasta lograr una adecuada distribución y descentralización de la riqueza y del poder, conforme a las necesidades reales de los ciudadanos. Resistirles permanentemente, en todo tiempo y lugar. El capitalismo (no el capital hecho con trabajo acumulado) es una constante mutación, es la destrucción creativa de la dignidad del hombre, mediante la satisfacción de fantásticas necesidades, a partir de la competencia desleal; la explotación degradante y crápula de los trabajadores. Así, se opone a los principios revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad. Entronizando el único vínculo entre los hombres, según ellos: la compra – venta. El dinero es una idolatría, que como falso dios, trae la decadencia y duro servilismo a los depravados y sus esclavos.

No es esta la Patria por la que combatí en el territorio irredento de Malvinas y derrame mi sangre, heredada por cuatro lados de esa fundadora de la Patria: Doña Áqueda Tejerina de Posse. Un estado, conducido por corruptos, parvenus o recién llegados a este generoso país.

La responsabilidad no se delega, el superior es responsable de lo que hagan y dejen de hacer sus subordinados, nos enseñan el reglamento del mando y las ordenanzas de Carlos III y no el gran bonetazo: - Yo no lo tengo, no soy -mirando con indiferencia hacia otro lado.

Si un gabinete lleno de corruptos nos gobierna, y el jefe, no se hace responsable de lo que hacen o dejan de hacer sus subordinados, carece de autoridad que es poder, pero más que eso, crédito y confianza por parte de los que obedecen ¿podemos dar crédito y confiar en semejantes corruptos? Es como ese emperador llamado Puyi, en su niñez manejado por eunucos de la rosada Ciudad Prohibida y después por los extranjeros intrusos; convirtiendo mágicamente, parte de la República China en el “imperio títere de Manchuko”, manejado por los imperios.

Lo que amo y amé hasta la muerte es una patria libre y soberana. Por su libertad pagué: el precio de la sangre derramada por mis heridas. El cual es siempre el precio de la libertad y la noble igualdad, proclamadas a la faz de la tierra por nuestro Himno. Como decimos en el Foro Patriótico y Popular: ¡Ni amo viejo ni amo nuevo! ¡Ningún amo! A lo que es lo mismo que decir ¡ni amo viejo ni ama nueva! ¡Ningún amo!

Este es el contrato que tengo firmado con la patria. Por lo que tantos firmamos y pagamos con nuestra sangre. La patria que nos merecemos, no es la de los políticos de hoy, “del Puyi de ahora”. Sino una República Argentina libre y soberana en la que se promueva el bien común y el bienestar general. En la que la Patria, que es el todo, este por encima de las partes; el tiempo sobre el espacio; la unión sobre los conflictos; el respeto por la pluralidad de mayorías y minorías, por sobre la discriminación y la realidad sobre las ideas.

Algunos se erigieron en “campeones de los derechos humanos”. No obstante, siniestra, hipócrita y enigmáticamente, violan el preámbulo y casi los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por los que luchamos los argentinos, desde los padres de la Patria, hasta hoy.

A saber: no hay libertad, justicia ni paz: que es la tranquilidad en el orden; tampoco la dignidad, igualdad e inalienables derechos y deberes que de tales virtudes emanan. Todo está dividido y compartimentado, empezando por los partidos políticos, dado las deslealtades sucesivas. Vivimos en una sociedad encadenada y encerrada entre barrotes, llenos de temor y prepotente miseria; la cual golpea amenazante nuestras puertas o están dentro de ellas, mediante la inflación, los impuestos, los delincuentes, las devaluaciones, etc.

 Sí la corrupción es podredumbre, empieza por consumir, todos los inalienables derechos humanos. Los políticos cipayos con el arte de lo posible, los venden. Las discriminaciones son el pan de cada día. Nos está vedada la información necesaria. La que a su vez, es distorsionada con el propósito de engañarnos en la toma de decisiones, con lo que violan la personalidad de cada persona humana. La masa de nuestro pueblo vive sumida en las tinieblas de la ignorancia, oprimida por la miseria, servidumbre y esclavitud. Muchos empresarios someten a los trabajadores a tratos inhumanos y degradantes, como la conculcación de la limitación de las jornadas de trabajo, salarios, derecho al descanso, seguridad social y demás. La igualdad ante la ley es una utopía para los pobres y trabajadores, con una justicia corrupta que no respetan las personas. Hay detenidos y presos, arbitrariamente encarcelados; hay delincuentes en las calles con permiso de los jueces, en mafias judiciales para continuar su rapiña de bienes impropios, que comparten con los amigos de lo ajeno, violadores de niños discapacitados libres por jueces amorales. No hay garantías, más que declamatorias, no existe la presunción de inocencia y debido proceso. Somos atacados y agredidos en todas partes los ciudadanos honestos de este país, estamos desprotegidos contra todo género de delincuencia, incluso en nuestra privacidad familiar, correspondencia, teléfono, ordenadores, etc.

Desencadenan persecuciones y discriminaciones por el solo hecho de pensar diferente o vestir diferente como el vestir los uniformes de la Patria. Nos vemos permanentemente, impedidos de transitar libremente los caminos: unas veces, por ser estos intransitables; otras por las legítimas protestas de los trabajadores o ex trabajadores, que en sus intentos por revindicar sus derechos legítimos; bloquean los caminos, confirmando lo que estoy afirmando. Con sus familias en la miseria, se les impide que puedan contraer matrimonio; poseer una vivienda, alimentación y vestidos dignos; salud, educación, cultura, trabajo y salario justo; descanso razonable, seguridad y desarrollo con la protección del Estado. Justas jubilaciones y protección de las madres y niños de todas sus necesidades básicas.

Miren, en el país más rico en alimentos en relación con su población: se muere la gente de hambre incluso, los indígenas del Chaco. Los maestros en supervivencia. Observen las calles de Buenos Aires, abarrotadas de indigentes, sobre todo alrededor del Congreso, pero los legisladores están ciegos; únicamente sirven para levantar su manos, aprobando leyes insensatas y caprichosas. Omitiendo, su más sagrado deber: el de controlar el cumplimiento de las leyes por parte de los poderes ejecutivo y judicial. Impiden las denuncias, en lugar de investigar, presionan sobre algunos jueces que quieren aplicar la ley con los poderosos y demás. Es que en el país de los ciegos, el tuerto es Rey.

Se trata de evitar la libertad de pensamiento, de conciencia y religión, incluyendo su manifestación pública o privada. Se apabulla la libertad de opinión y de expresión, con la opresión de la masa de los medios de comunicaciones. Los que ahogan y embarran la sociedad con toda suerte de inmundicias e impudicias, propiciadas desde el Estado, a desmedro de sus arcas; que las debe salvaguardar y de su fin legítimo: la de propulsar la cultura y educación, entre otras cosas ya citadas. Embruteciendo a la población, alentando el caos y la disgregación de la sociedad.

Culpable es el gobierno del Estado, pues debe proteger los intereses morales y materiales de sus gobernados.

Infringen el derecho a la igualdad de acceso a las funciones públicas participando del gobierno. Cuando los cargos ya está distribuidos y digitados en los partidos políticos, por pequeñas oligarquías o plutocracias, antes de las elecciones; con sus desvergonzados enrosques y nepotismo manifiesto, desde la cabeza a los pies ¡He ahí a las razones entre otras, por la que el gobierno y la oposición inútil y mendaz, no son capaces de ser efectivos. Claro, no son opciones, son más de lo mismo! Quieren todos los cargos para sí. Su egoísmo y mezquindad les lleva a la perdición.

 Se olvidan que cada persona tiene deberes con respecto a su sociedad, cuyo incumplimiento se debe castigar con una simple observación hasta la pena de muerte: ésta es universal para los traidores. Por ello, es que éstos, tratan de modificar los códigos penales en aras de un humanismo falso; pues temen que en un futuro cercano, se les aplique. Tampoco quieren jurar, sólo prometen por su honor, pero sí, ellos pueden vivir sin honor. Los límites que se violan permanentemente, pues son los derechos y libertades de los demás. La inseguridad social y jurídica es reclamada, hasta por los demás estados propios y extraños.

La celebración del día de la Independencia en mi querido Tucumán fue siempre un acto patriótico, popular y religioso, dada la participación que el gran Belgrano le asignó a la Virgen de la Merced; liberadora de los cautivos en la patriótica y popular Batalla de Tucumán, que aseguró la Independencia de la América toda. Estos últimos años, se trasformó en un mitin sectario, para mostrar candidatos políticos, reservado a unos pocos ciudadanos. Los tradicionales desfiles cívicos militares en el Parque 9 de Julio, en la Plaza Independencia, ofrendas en su Estatua de la Libertad, Casa Histórica, celebración del Solemne Tedeum, etc. se mutaron a canchas de fútbol e hipódromos amurallados, para impedir la presencia del resto del pueblo ¿Es éste un proceder democrático y republicano? ¿O por el contrario, la clara presencia de una oligarquía plutócrata?

En síntesis, se toman la libertad para emprender y desarrollar actos y actividades tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades de los demás, es decir que violan todos los derechos humanos. Imitando a George Bush que con la bandera de la libertad, invadió Iraq sumiéndolos en una situación infinitamente peor a la primera, dado que en vez de libertad, se les impuso la invasora intrusión. Por lo que éste pueblo se alzó en armas y verán como les irá, ya que el fantasma de Vietnam se agita sobre sus cabezas, ya rodaron las de Aznar y Blair. No imiten a estos depravados, dando Guantánamos a los argentinos, con la recientemente impuesta por el imperio: ley antiterrorista.

 Como moderno Prometeo, me siento encadenado, desgarradas y devoradas mis entrañas, todos los días; por estas aves de rapiña, recién llegadas; que aprovechándose de la generosidad argentina, se hicieron amos del pueblo argentino y de sus bienes.

Tal como el encadenado Segismundo, digo:

“Apurar, cielos, pretendo

ya que me tratáis así,

qué delito cometí

contra vosotros naciendo”.

                                              Calderón de la Barca

En medio de tales males, perdón por omitir tantos, no vayan a creer que perdí la esperanza. Aunque dije unos pocos males de los muchos, que nos aquejan a los argentinos. Hay una amenaza funesta que se cierne sobre nuestras cabezas, la cual no puedo, so pena de traición a la Patria, omitir: La Constitución Europea, que sostiene: “Dar prioridad a los territorios de ultramar”. Dentro de ellos se encuentran las Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, el Mar y Sector Antártico Argentinos. El imperio ruso no se quedó atrás y proclamó su soberanía en el Ártico y van por más. Así proceden los imperios.

Para enfrentar tales poderíos, con perdurable, firme y digna resistencia, es muy débil una sociedad sin cumplimiento de las leyes más que las del amiguismo, acomodo, relaciones; intereses personales y de grupo. Por ejemplo: un congreso, que porque llegan las elecciones, apenas sesionará dos veces, hasta fin de año. Parecería una cueva de sátrapas corruptos, de políticos o gobernadores que hacen capilla de senador o diputado; hasta tanto negocian: las prescripciones de sus delitos. Mientras, las leyes sociales van en contra del débil a favor del fuerte, la explotación del hombre por el hombre se materializa con crudeza y perversa crueldad.

Mujeres que alquilan sus vientres, varones que venden su esperma, niños prostituidos o reservorios de órganos, etc. Esto va de la mano con la corrupción y el desalmado liberalismo.

Los nuevos Calígulas, sostienen:”Prefiero que me odien, pero que me teman” o el infame plagio de Maquiavelo: “Es preferible ser temido a ser amado” por tanto el fin, justifica los medios. ¡Cuidado aspirantes a políticos! Les advierto que ambos ocultaron su fin último y les engañaron: el primero fue asesinado por su custodio en absoluta soledad y locura; el segundo, que tomó como el príncipe modelo (el primero entre sus pares) a César Borgia, príncipe, general y cardenal a los dieciocho años; con el único mérito de la bragueta de su padre, el papa Alejandro VII ¿Averigüen cual fue el fin por los medios perversos que utilizó en su vida el prototipo de Maquiavelo, siendo el mismo, un frustrado y fracasado político? Lean un poco ¡carajo! Ya que se hacen pasar por expertos en ciencias políticas.

Sí queridos hermanos con profundo dolor, vergüenza, inquietud, cólera y cruel tormento, debo decirles: que debemos cuidarnos más que de los imperios, de sus mercenarios encubiertos, seguidores de Calígula y Maquiavelo, disfrazados de servidores públicos, que no saben lo que es la vocación de servicio ni el espíritu de sacrificio y de cuerpo.

 Porque la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sostiene que: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”. Si viene otro caos anárquico ¿Quién podrá defenderlos...?

Debemos edificar una sociedad firme, digna, libre y unida por el amor. Con una justa distribución de riqueza, la que trae el desarrollo, aun sin riqueza previa. Por el contrario, la concentración de la misma, en manos de pocos, como la de hoy, acarrea la diosa miseria. La cual lejos de amedrentarnos, debe hacer crecer hasta el arrebato, nuestra voluntad de resistir hasta el final, cualquiera sean las consecuencias, desarrollando un espíritu de lucha y milicia en nuestras vidas.

Enseñemos los derechos. Pero también: los deberes, con claras normas de premios y castigos. Porque los ciudadanos son la mayor riqueza de un país.

Les dije que no perdí la esperanza, ni tampoco la confianza con la certidumbre y convicción de que al final, venceremos en esta despareja lucha, aunque nos lleve la vida y también, que seremos juzgados con justicia en el amor, por Aquél que afirmó:

-              “Bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino de los cielos... bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán saciados...bienaventurados los que padecen persecución por la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos...” Mateo 5, 3-6-10

Aquellos políticos irresponsables que tan maliciosas y perversas cosas obran, se encontrarán con otra terrible y eterna sorpresa; cuando el Señor Jesucristo con majestuosidad y autoridad, les diga:

“Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno, que fue destinado para el diablo y sus ministros:

Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; sed y no me disteis de beber; era peregrino y no me alojasteis; desnudo y no me vestisteis; enfermo y encarcelado y no me visitasteis.

A lo que replicarán los malos: ¡Señor! ¿Cuando te vimos hambriento, o sediento o peregrino o desnudo o enfermo y encarcelado y dejamos de asistirte?

Entonces les responderá: os digo en verdad: siempre que dejasteis de hacerlo con alguno de estos mis pequeños hermanos, dejasteis de hacerlo conmigo.

Y en consecuencia irán éstos al eterno suplicio y los justos a la vida eterna.” San Mateo 25, 41 a 46.

Porque el paraíso de Argentina completa, debe ser guardado y cultivado por los argentinos, para los argentinos y todo hombre de buena voluntad que quiera habitar el suelo argentino.

 

Les saludo con el saludo de los comandos.

 

¡Dios y Patria o muerte!

 

Muchas gracias por su paciencia.