Comisión Nacional por la Conmemoración del Bicentenario de la Reconquista (12 de agosto de 2006) y de la Defensa de Buenos Aires (5 de julio de 2007)

Discurso Vcdro. (R) Horacio Ricciardelli

 

Compatriotas, señores, señoras:

hoy, 200 años que venimos a evocar significativamente no solamente a los pies del libertad, sino en posterior marcha al Cenotafio donde hay 649 nuevos héroes de la nacionalizad argentina, y frente a un a Plaza, que según las últimas investigaciones históricas, y la ironía y el ocultamiento de esa verdadera historia como decían recién, muy cerca de aquí encalló una goleta inglesa, siendo el único acto en toda la historia universal militar, que unos gauchos a caballo, con lanzas, boleadoras y cuchillos la tomaron, y esos gauchos luego serían fundamental en el afianzamiento de la guerra de la independencia en el norte, como fue el caso del Gral. Güemes.

Están cargados de significación y de historia todos estos predios. Por eso, 200 años de esa defensa y reconquista de lo que era la entrada al Virreinato del Río de la Plata, no solamente lo decía en Córdoba y antes de ayer, es la defensa de Buenos Aires, la entrada al Virreinato del Río de la Plata, un virreinato que en aquel entonces tenía más de 6.000.000 km2 y que fue disgregado por este accionar permanente de este enemigo histórico, no solamente de la usurpación en 1833 de nuestras Malvinas, sino de la permanente insidia en querer destruir, disgregar, separar y enfrentar.

Por eso, tenemos que tomar los valores que significan estos 200 años, cuando en el mundo conocido, las potencias conocida, era Inglaterra, más después de la victoria batalla naval de Trafalgar, aliado con los franceses, España, que Inglaterra empieza a ser y ejecutar su concepción geopolítica de expansión no solamente hacia los mares sino también hacia los continentes.

Pero: ¿cuál era la finalidad última? ¿Llevar la cultura, el progreso, la educación, los valores? No, era el saqueo. Por eso estaba inscripto en esa época, lo que era el Virreinato del Río de la Plata, de ese saqueo. Que lo consumaron desde el comienzo de la primera invasión. Lo primero que hicieron fue apoderarse de los tesoros públicos, es como si hoy entraran al Banco Central y se llevaran todas las reservas. Hay investigaciones nuevas que hablan el significativo monto del saqueo de más de 70 mil millones de dólares. Eso significaba el saqueo del Tesoro en ese momento de la gran aldea que no contaba con más de 40.000 habitantes.

Una gran aldea que vivía tranquilamente, inclusive a través del puerto, pero que como en toda época histórica, le tocó vivir, este magnificó acontecimiento que es cuando realmente nace la patria y la heredad histórica que era la República Argentina.

Por eso estos hechos marcan y deben ser guía y ejemplo de cómo desde el más encumbrado hasta el esclavo, que esto lo puntualizaban tanto Beresford como Whitelocke en la segunda invasión inglesa, fueron requeridos e indagados y les preguntaban porqué habían resignado la Plaza de Buenos aires, e indignados y con desprecio decían que todo el pueblo incluso hasta los esclavos negros, qué tenían que ganar o perder. Lo que no sabían que lo que tenían que ganar era su futura libertad, pero también su dignidad.

Esto, más todos los acontecimientos posteriores, dieron la razón de ser del nacimiento de nuestra querida Argentina.

Qué se puede sacar en conclusión también: un pueblo que estaba desguarnecido, dado que estaban empleadas las fuerzas realistas en la lucha en España, en las guerras napoleónicas, y que hombres de carácter y de visión y con mucho y profundo orgullo nacional, como diría el Gral. San Martín, vieron que sonaba la hora histórica de defender incluso con la vida estos acontecimientos que luego se vieron reflejados en 1982, 176 años después, también en la recuperacio´n de nuestras Islas Malvinas.

Por eso tenemos una misión histórica que cumplir: primero es decir la verdad. Y decir la verdad es que acá hubo una conjunción de un pueblo, hizo a sus jefes y aquellos que tenían también condiciones de mando para que los condujese. Hubo también un pueblo en armas como reconocieron tanto Beresford como Whitelocke, ese pueblo en armas que tenía muy bien claro que era lo que debía hacer frente a esas invasiones que solo perseguían el saqueo y llevarse las riquezas del Virreinato y luego dominar la entrada de la puerta a toda la América hispano parlante.

Por eso estos 200 años nos convocan hoy y tenemos que ser fieles a esos principios, por eso tenemos que ser transmisores de esta verdadera historia. Y tenemos que tener bien en claro que cuando hay la decisión de una nación de seguir victoriosa y de seguir peleando por lo pocos aunque sea que le queda, tiene que segur. Por eso tenemos esa simbología, tenemos esos 200 años, tenemos los 649 héroes, más los que han quedado con vida, con secuelas, los familiares de los héroes muertos, y eso es lo que nos anima a todos a seguir luchando, a seguir pensando, que la Argentina no fue hecha por mentecatos, por hombres sin decisión y sin carácter, y sobre todo fue hecha por aquellos que plenamente estaban convencidos de que debíamos tener una identidad, por eso el 25 de mayo en base a ese antecedente, le tomó el gusto a la libertad, y fue la fecha fundacional que luego se corrobora y se gana en las lucha por la independencia.

Esto, compatriotas, es la reflexión que nos tiene que llevar y que permanentemente tenemos que tener presente en todos los actos y todas las circunstancias.

Porque sin no conocemos nuestra historia es como el amnésico, ha perdido el rumbo, que es lo que le ha pasado a la Argentina, no sabe a dónde dirigirse y no tiene idea de cuál es su futuro.

Pero si nos reencontramos con estos verdaderos hechos históricos, vamos a ver que vamos a encontrar el rumbo. Cuántos años hace que acá no se hace un homenaje a la reconquista, seguro que ningún medio publica nada, seguro que nadie se va a hacer eco, porque no vende. Pero aparte de no vender la noticia, ya sabemos que manos aviesas están detrás de esas noticias para que esto no surja.

Recién antes de empezar estaba hablando con algunos camaradas, y yo decía que Malvinas, Reconquista y defensa de Buenos Aires, son sentimientos nacionales y populares, y cuando son sentimientos nacionales y populares, no hay nadie en el mundo que arríe este pabellón.

Por eso debemos agradecer a Dios que nos ha dado esta patria y nos ha dado estos preclaros hombres, verdaderos héroes, que tenemos que permanentemente rendirles homenaje.

Viva la patria.