Comisión Nacional Permanente de Homenaje al

Tte. Cnel. (R) Don Adolfo C. Hpilippeaux

Al Sr. Presidente de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación                

y Vicepresidente de la República Argentina

D. Daniel Osvaldo Scioli

 

Sr. Presidente Provisional de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

Senador de la Nación D. José Pampuro

 

Sr. Vicepresidente de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

Senador de la Nación D. Marcelo López Arias

 

Sra. Vicepresidente Primera de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

Senadora de la Nación D. Miriam Curletti

 

Sr. Vicepresidente Segundo de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

Senador de la Nación D. Ricardo Gómez Diez

 

Sr. Secretario Administrativo de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

D. Carlos A. Machiaroli

 

Sr. Secretario Parlamentario de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

D. Juan H. Estrada

 

Sr. Prosecretario Administrativo Parlamentario de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

D. Néstor Righetti

 

Sr. Prosecretario Parlamentario de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

D. Juan J. Canals

 

Sr. Prosecretario Coordinación Operativa de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación

D. Ricardo Gutiérrez

 

Senadores de la Nación

Bar, Graciela Yolanda; Basualdo, Roberto Gustavo; Bortolozzi, Adriana Raquel; Bussi, Ricardo Argentino; Caparros, Mabel Luisa; Capitanich, Jorge Milton; Capos, Liliana; Castillo, Oscar Aníbal; Castro, María Elisa; Closs, Maurice Fabián; Colombo De Acevedo, Maria Teresita Del Valle; Daniele, Mario Domingo; Escudero, Sonia Margarita; Falco, Luis; Fellner, Liliana Beatriz; Fernández, Nicolás Alejandro; Fernández De Kirchner, Cristina E.;  Gallego, Silvia Ester; Gallia, Sergio Adrián; Gioja, Cesar Ambrosio; Giri, Haide Delia; Giusti, Silvia Ester; Giustiniani, Ruben Hector; González De Duhalde, Hilda Beatriz; Guinle, Marcelo Alejandro Horacio;         Ibarra, Vilma Lidia; Isidori, Amanda Mercedes; Jaque, Celso Alejandro; Jenefes, Guillermo Raúl; Kirchner, Alicia Margarita Antonia; Latorre, Roxana Itatí; Leguizamón, María Laura; Marin, Ruben Hugo; Marino, Juan Carlos; Martínez, Alfredo Anselmo; Martínez Pass De Cresto, Laura; Massoni, Norberto; Mastandrea, Alicia Ester; Mayans, Jose Miguel Ángel; Maza, Ada Mercedes; Menem, Carlos Saúl; Mera, Mario Rubén; Miranda, Julio Antonio; Morales, Gerardo Rubén; Negre De Alonso, Liliana Teresita; Perceval, María Cristina; Pérsico, Daniel Raúl; Petcoff Naidenoff, Luis Carlos; Pichetto, Miguel Ángel; Pinchetti De Sierra Morales, Delia Norma; Quintela, Teresita Nicolasa; Reutemann, Carlos Alberto; Riofrio, Marina Raquel; Ríos, Roberto Fabián; Rodríguez Saa, Adolfo; Rossi, Carlos Alberto; Saadi, Ramón Eduardo; Salvatori, Pedro; Sánchez, María Dora; Sanz, Ernesto Ricardo; Sapag, Luz María; Taffarel, Ricardo César; Terragno, Rodolfo; Urquia, Roberto Daniel; Viana, Luis Alberto; Vigo, Elida Maria; Viudes, Isabel Josefa; Zavalía, José Luis;

 

 

 

Buenos Aires, 5 de marzo de 2007  

                                                                                                                                     

 

 

S                                  /                                   D

 

De nuestra consideración:

 

Por la presente, hacemos llegar el proyecto de ley por el ascenso al grado de General de Brigada a Don Adolfo César Philippeaux, que un grupo de ciudadanos argentinos promovemos con el fin manifiesto de darle —a quien en vida fuera un ejemplo de militar patriota—, el reconocimiento histórico que merece por los patrióticos servicios que prestara.

Adjuntamos a los señores Senadores de la Nación, los fundamentos y el pronunciamiento que aprobara la Cámara de Diputados de la Nación, ante la presentación realizada por el Diputado Nacional, Dr. Genaro Collantes.

 

Sin otro particular, saludo a Uds. con muy atenta consideración

 

 

 

 

Pedro Larraggione

Secretario de la Comisión Nacional Permanente

de homenaje al Tte. Cnel. (R) Don Adolfo C. Philippeaux

 

A los Señores Legisladores del Honorable Congreso de la Nación Argentina

Los abajo firmantes, remitimos al Honorable Congreso de la Nación el siguiente proyecto de Ley y sus fundamentos, para ser considerado por los señores Legisladores.

Esther Mercedes Fadul, LC 195.204, Peralta Ramos S/N, Ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires; Alberto Ricardo González Arzac, L.E. 5.165.020, Sarandi 970, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Julio Carlos González, LE 4.134.279, Morón 2324, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Jorge Manuel Vizoso Posse, LE 8564248, Pje 3er Centenario 563 - Bº Los Pinos San Miguel de Tucumán (4000); Horacio Ricciardelli, LE 4.445.614, Sucre 1110, Torre 1, Piso 3º, Dpto. “A”, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Ricardo Carmelo Gómez, DNI 11.623.433, Independencia 745, Moreno, Provincia de Buenos Aires; Hernán Scalabrini Ortiz, DNI 23.258.992, Ricardo Gutiérrez 1327, Olivos, Provincia de Buenos Aires; Santiago Tettamanzi, DNI 6.023.112, Medrano 1680, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Edgardo Dell’Elicine, DNI 5.624.445, Arias 1955, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; José Parada, DNI 93.398.613, 1º de Mayo 2642, Ciudad de Quilmes, Provincia de Buenos Aires; Horacio Micucci, DNI 4.644.318, Castro Barros 107, Lanús, Provincia de Buenos Aires; Luis Asís Damasco, DNI 29.434.876, Av. San Francisco 47, La Rioja Capital, Provincia de La Rioja; Héctor Manuel Zolecio, LE 4.776.603, Oliver 346, 3º “C”, Santa Rosa, Provincia de La Pampa; Antonio Pereira, DNI 5.110.302, La Rioja 2109, Ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires; Eduardo Mariano Lualdi; DNI 13.654.499; Arturo Jauretche 154, Dpto. “A”, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Silvio Héctor Coppola, CIPF 13.485.652, Calle 48 nº 963, 1ro."D" de La Plata, Provincia de Buenos Aires; Carlos Alberto Giribaldi Muzzio, LE 6.633.421, Esteban Paglieri, Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba; Roberto Jesús Pey, LE 5.392.732, Roser 1384, Ciudad de Tandil, Provincia de Buenos Aires; Luis Enrique Uriondo, DNI 7.203.446, 25 de mayo 302, Ciudad de Tapalqué, Provincia de Buenos Aires; Juan Carlos Suárez, LE 7.612.900, Butaló 1, Piso 1, Dpto. 4, Ciudad de Santa Rosa, Provincia de La Pampa; Carlos Víctor Solís, DNI 4.446.510, Caseros 828, Piso 1, Dpto. 3, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Néstor Gorojovsky, DNI 10.468.605, Bolívar 1511, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Lorenzo Rodríguez, DNI 7.898.835, Guaminí 5945, Ciudad de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires; Pedro Guillermo Álvarez, DNI 6.138.409, Presidente Castillo, Manzana 3, Longchamp, Provincia de Buenos Aires; Madison Guillermo Seguí, DNI 22.029.253, Calle 28, Nº 477, Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires; Alberto Buela, DNI 4.554.486, Atalaya, Partido de Magdalena, Provincia de Buenos Aires; Pablo A. Vázquez, DNI 22.001.031, Sarmiento 143, Ciudad de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires; Alberto Buela, DNI 4.554.486, Atalaya, Partido de Magdalena, Provincia de Buenos Aires; César Sosa Padilla Álvarez, DNI 7.797.343, Pasaje David Sorol 348, San Miguel de Tucumán, Provincia de Tucumán; Miguel Antonio Galván, DNI 8.084.915, Pasaje Superí 2477, San Miguel de Tucumán, Provincia de Tucumán; Oscar Juan Carlos Denovi, DNI 5.315.223, Manuel Gálvez 220 6° piso Dpto. 8 Edificio 24, Cuidad Autónoma de Buenos Aires; Néstor Roberto Forero, DNI 13.566.133, De la Vírgen 2155, Pontevedra, Merlo, Provincia de Bs. As.; Marcos Parga, Plaza Alsina Nº 29, Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, DNI 8.287.033; Eduardo Rabey, Calle 48 Nº 4220, Villa Elisa, Provincia de Buenos Aires, DNI 4.286.771; Guillermo Madison Seguí, Calle 28, Nº 447 ½ , Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, DNI 22.029.253; Jorge González, Oro 485, DNI 12.824.837; Enrique Stein, Santa Cruz 724, Provincia de Neuquén, DNI 5.260.955; Otto Vargas; French 207, Campana, Provincia de Buenos Aires, DNI 5.439.079;  Marioni, Oscar,  San Martín 342, Ciudad de Laborde, Provincia de Córdoba, DNI 7.646.764; Norma Presa; Bordabehere 2750, Ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, DNI 4.443.845; Rolando Federico Philippeaux, Agüero 1680, 9º B, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 25.312.787; Eduardo Albelo Brea, Florida 935, Piso 1º, Ciudad de Autónoma de Buenos Aires, DNI 4.437.323; Virginia María de Philippeaux, Don Bosco 1360, Ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, DNI 24.463.331; Ricardo Pald, Pereyra Lucena 2558, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 10.924.641; Julio Piumato, Venezuela 1875, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 10.155.594; Marco Boni, Venezuela 1877, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 23.436.148; Julio García Torres, Av. La Plata 164, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 4.383.140; Porfirio Calderón, Avellaneda 5720, San Fernando, Provincia de Buenos Aires, DNI 6.489.272; Daniel Brion, Iberá 2047, Ciudad Autónoma de Bueno Aires, DNI 10.132.347; Avelino Rodríguez, Márquez 1657, Ciudad de Santa Rosa, Provincia de La Pampa, DNI 7.337.710; Humberto Lío, Laprida 298, Ciudad de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, DNI 7.737.535; Roberto Galíndez, Av. Caseros 828, Piso 1º, DNI 10.147.636; Fernando Borovach, Italia 84, Monte Grande, Provincia de Buenos Aires, DNI 20.348.182; Ricardo Da Silva, Santamarina 1107, Monte Grande, Provincia de Buenos Aires, DNI 16.587.647; Omar González, Av. Galicia 268, Ciudad de Lanús, DNI 8.309.808; Guillermo Urrutia, Ramallo 2365, Piso 7º A, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 8.348.670; Elsa López Iñigo, Cabildo 439, Ramos Mejía, Provincia de Buenos Aires, DNI 15.459.975; Elena Camps, Castro Barro 107, Ciudad de Lanús, Provincia de Buenos Aires, DNI 5.251.348; Osvaldo Cóceres, San Martín 147, Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe; Diego Roselló, Zuviría 46, Ciudad de Rosario, Provincia de Buenos Aires, DNI 29.623.049; Justo Bartoloni, Constitución 2243, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, DNI 5.503.906.

 

 

Proyecto de Ley                                                 

Artículo Nº 1: Asciéndase post mortem al grado de General de Brigada al Teniente Coronel (R) Don Adolfo C. Philippeaux, en mérito a los patrióticos servicios que prestara y su respeto al orden constitucional.

Fundamentos

1 - Datos biográficos del Tte. Cnel. (R) Don Adolfo C. Philippeaux

El Teniente Coronel Don Adolfo Cesar Philippeaux nació el 25 de septiembre de 1925 en la Ciudad de La Plata y falleció el 2 de octubre de 2004, en la Ciudad de Mar del Plata e. A los 79 años, rodeado por sus familiares y un puñado de amigos, quien fuera como él mismo se definía, un humilde Capitán de Perón y un humilde soldado del pueblo, pasó a la inmortalidad.

El Teniente Coronel Adolfo César Philippeaux fue hijo del Coronel Emmanuel Julio Philippeaux, uno de los oficiales que estuvieron en los momentos fundacionales de Gendarmería Nacional.

Recorrió junto a su padre distintos lugares del país, especialmente en el Chaco, donde aprendió oficios del campo, la montura y el uso de armas de fuego, destreza con la que obtendría distintos y numerosos campeonatos de orden nacional e internacional.

Ingresó a los trece años en el Colegio Militar de la Nación. Egresó en 1945 con el grado de Teniente y las mejores calificaciones. Inmediatamente fue destinado a la custodia del presidente de la Nación Tte. Gral. Dn. Juan Domingo Perón.

Fue Jefe del Destacamento Reforzado de Combate del Regimiento Escolta del Presidente de la Nación, Teniente General Don Juan Domingo Perón.

Garantizó la vida del General Perón cuando los infames bombardeos a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955.

Fue en La Pampa, el Jefe de la Revolución del 9 de junio de 1956 que encabezó el General Valle. Allí la revolución triunfó sobre la base de la movilización y el armamento del pueblo. Fue la primera vez en la historia moderna argentina en que un levantamiento militar no estuvo dirigido a deponer a las autoridades legítimas sino a restituirlas: objetivo que cumplió íntegramente.

Producida la derrota de la Revolución a nivel nacional, Philippeaux debió retirarse. Capturado en San Luis fue condenado a muerte. La intervención de jóvenes oficiales de la Fuerza Aérea impidió que Capellini (futura cabeza de un intento golpista contra el gobierno constitucional de la Sra. María Estela Martínez de Perón) trasladara al Capitán Philippeaux a Bahía Blanca para su fusilamiento.

Enfrentó a todas las dictaduras desde 1955 hasta 1976 y por ello conoció la tortura, la cárcel, el exilio, el confinamiento.

Integró el Comando Superior Peronista, designado por el Gral. Perón, y ocupó cargos muy importantes y diversos en los ámbitos Nacional y Provinciales entre los que se destacan: la Secretaría de Planeamiento y Acción de Gobierno en 1973, oportunidad en que fuera designado por el General Juan Domingo Perón. Fue también Secretario de Turismo y Deporte de la Nación, Secretario de Pesca, Agricultura y Ganadería de la Nación, Director de Hipódromos Nacionales, entre otros cargos.

Por pedido del entonces presidente de la Nación, fue interventor en el Partido Justicialista en Tucumán y luego dirigió la campaña electoral en Misiones en 1975, donde se impuso el Partido Justicialista.

Propuso enfrentar el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Producido el golpe de Estado fue confinado en La Pampa, desde donde, luego de varios años, se instaló en Mar del Plata.

Con el triunfo del FREJUPO retomó responsabilidades institucionales: fue Director Nacional de Pesca Marítima, cargo del que se alejó por oponerse a la entrega del patrimonio ictícola nacional.

Su último cargo oficial fue el de Director General de Instituciones Penales en Santiago del Estero.

Fue miembro del Consejo Asesor de la revista CUADERNOS para el encuentro en una nueva huella argentina.

Fundador y primer presidente del Foro Patriótico y Popular.

 

Gran deportista

Campeón de Esgrima en las Olimpíadas Panamericanas de México 1955.

Campeón de Esgrima en Alemania 1955. 

Tirador de Primera Categoría a Nivel Nacional e Internacional.

Pentatlón: ganador de varios campeonatos de la especialidad.

Campeón de Tiro, Arma de Guerra y Pistola del Ejército Argentino, 1953.

Medalla de Oro en Tiro con Destreza y Velocidad.

Corredor de Pista.

Campeón de Arma de Guerra.

Campeón y Mejor Tirador y Deportista del Año en 1997 y 1998 designado por el Tiro Federal Argentino en Santiago del Estero.

 

2.- Adolfo C. Philippeaux: un prototipo de argentino*.

Antonio Pereira. (Ex Vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, período 1973-1976).

El Teniente  Coronel Adolfo Philippeaux fue un cabal representante de su generación. Fue un prototipo de argentino que aprendió a conocer y servir la patria a la que amó con amor cristiano. No buscó esa patria en símbolos o abstracciones como inculcara la escuela sarmientina. La buscó en el centro de su problemática, en el drama que le tocó vivir a nuestra generación. Sobre todo, como dijo Ricardo Rojas de Don Hipólito Irigoyen, la buscó en la carne sufrida de su pueblo. Allí buscó Philippeaux la patria.

Despertó a la política en la eclosión del 17 de octubre de 1945, con solo 20 años, cuando asistió a esa proclamación del pueblo por sus derechos, por la justicia social que lideró el Coronel Perón.

A partir de entonces Philippeaux fue lo que dijo: el Capitán de Perón y el soldado del pueblo.

No deslindaba entre pueblo y movimiento: él consideraba en todo momento que la soberanía nacional y la independencia debía asentarse sobre un pueblo respetado, con justicia social e integrado al centro político de la vida argentina que hasta la llegada de Perón estaba excluido, como hoy están excluidos muchos sectores de la vida nacional.

Philippeaux no solo fue un soldado, sino que también fue un gran deportista y por sobre todas las cosas fue un gran ciudadano. Desde su incorporación al movimiento nacional fue incansable en la lucha por afirmar los principios, por combatir personalmente para que no se hiciera revancha con ese movimiento y no se lo apartara de la vida nacional.

Comandó la Compañía Escolta en el bárbaro bombardeo de junio de 1955 custodiando a su general Perón, bombardeo que fue alentado por dirigencias políticas tradicionales y ejecutado por falsos miembros de las FF.AA., y que costó más de 200 muertes inocentes solamente en Plaza de Mayo.

Un año más tarde, Philippeaux se batía en La Pampa por los mismos principios y por la soberanía nacional y la causa del pueblo. En Santa Rosa, La Pampa, se levantó en armas, armó a la población y pudo imponer la recuperación del movimiento nacional, que lamentablemente no pudo hacerse en otros lugares del país.

Había estallado la revolución de 1955 cuyas consecuencias todavía padecemos, que pretendía retornar a lo que ya Irigoyen había marcado a fuego en 1916. Se recuperó en el país el régimen en 1930 hasta que cayó abatido por la acción del pueblo y  de Perón en aquella jornada de octubre de 1945. Pero en 1955 se quiso retrotraer esa  situación y eso es parte de nuestro drama político, como ocurrió en el ’55 y más tarde. Cada vez que se quiso organizar un movimiento político con sentido nacional y popular, para afirmar el desarrollo nacional que es la base material para la democracia, aparecía un movimiento de esa naturaleza. Ocurrió el más siniestro  de los últimos años, el de 1976, con represiones salvajes y como base política para implementar la política económica de Martínez de Hoz que todavía padecemos.

Luego ya no fueron golpes militares, sino que hubo gobiernos civiles que se encargaron de consumar esas atrocidades económicas como son la quiebra de nuestras empresas, la extranjerización de la economía, la exclusión del ciudadano argentino, excluido no ya de la vida política sino de la vida social y de la vida común, con hijos a los que no pueden ni alimentar, hombres sin destino, juventudes, que ya antes de enfrentar la vida, tienen cerrado su futuro.

Eso es lo que Philippeaux, en los últimos años cuando lo conversábamos siempre, no toleraba. Amargamente lo comentaba y él en cuanta tribuna tenía, ya fuera en la tertulia amistosa, en la tribuna política que ejerció hasta sus últimos días, en la revista CUADERNOS, cuyo Consejo Asesor integró y en el Foro Patriótico y Popular, lo denunció sin concesiones, con su lenguaje llano, franco y hasta con didáctica política. No transó con los tránsfugas y los traidores: los marcó y denunció públicamente.

Por eso el amigo Philippeaux, como muchos de nuestros patriotas sufrió cárcel, persecuciones, no dudó en dejar cargos rentados para no implicarse con la corrupción y con la entrega, volviendo al llano a ganarse la vida desde las funciones más modestas.

Para marcarnos incluso la amargura con que venía la decadencia argentina que nos tocó a los hombres de nuestra edad a través de cinco décadas, por lo menos desde 1955, que lo vivimos en carne propia.

Él fue un gran deportista. En 1950 intervino con éxito en distintas disciplina, logrando la Argentina el primer puesto, postergando a EE.UU. al segundo. Recordaba Philippeaux que en las últimas Olimpíadas Panamericanas, terminamos octavos, detrás de pequeñas naciones. Nuestros jóvenes ya no tienen en su conjunto posibilidades para desarrollar sus aptitudes físicas, están marginados de la vida. Solo algunos privilegiados, y en deporte también, son los que tienen accesos a las grandes conquistas.

Nosotros creemos, como lo creía él, que no hay derrotas definitivas. Siempre estamos en la víspera de un nuevo despertar, no bajaremos la guardia como no lo hizo él hasta sus últimos días.

Siempre es posible  un nuevo despertar, en tanto y en cuenta haya calidad en quienes dirigen la opinión y haya unidad en el pueblo para encausar un proceso de liberación como ocurrió en 1945.

Son las generaciones nuevas las que tienen que ver en Philippeaux un maestro de virtudes, de lucha abierta y franca, sin hipocresías, sin transfugueadas como hacen los políticos de ahora. Entonces quizá esa Argentina soñada, esa Argentina que Philippeaux tanto quiso y tanto fue postergada, tal vez sea posible antes de que nos vayamos, verla libre y soberana.

 

3.- Los hombres como Philippeaux no son inmortales, son eternos*.

Dr. Julio Carlos González. (Ex Secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación).

 

Es muy emotivo y de mucha responsabilidad, tener que referirse a una personalidad como fue el Teniente Coronel Philippeaux. Debemos partir de algo que todos los días podemos comprobar todos nosotros y es que en nuestro país hay dos clases de héroes: los que tienen estatua y el soldado desconocido.

De los que son perpetuados por una estatua o el bronce hay que señalar que algunos de ellos ni siquiera han existido, son falsos héroes o héroes inventados. Para los héroes que pretenden entronizar las estatuas y los bronces cabrían aquellas palabras del Martín Fierro: no son todos los que están ni están todos los que son.

En cambio el soldado desconocido —con uniforme de militar o manos de trabajador—, es el héroe de carne y hueso que los pueblos muchas veces olvidan, porque el régimen que nos domina impide que se los recuerde.

El Teniente Coronel Philippeaux fue un argentino de carne y hueso, de alma grande, de espíritu, de convencimiento, de lucha y de lucha dura.

¿Cuál fue el más trascendente de sus actos? Revolución del General Valle en 1956, revolución restauradora del gobierno legalmente designado por el país y que había sido abatido. El Teniente Coronel Philippeaux, en la provincia de La Pampa, realizó un acto sin precedentes en la historia de los golpes militares argentinos: restauró el gobierno designado por el pueblo. Terminado el control militar de La Pampa, volvió a colocar al gobernador elegido por el pueblo, al Superior Tribunal de Justicia que la Legislatura había elegido y volvió a colocar en sus funciones a los intendentes, concejales y legisladores provinciales.

Una revolución restauradora del gobierno del pueblo y para el pueblo, un caso único y sin precedentes en nuestro país, en el que todos fueron golpes de Estado aprobados, desaprobados, sangrientos o tenebrosos como el de 1976.

Philippeaux fue un héroe de carne y hueso, de alma y espíritu, por eso restauró el gobierno del pueblo, para el pueblo y para realizar el bienestar del pueblo.

Este episodio no es común, por eso Philippeaux está condenado por el dominio de la gran prensa imperialista a ser un soldado desconocido para el pueblo.

Los que los conocimos, los que tratamos con él sabemos lo que fue: un soldado desconocido que restauró el Estado de derecho, un acto sin precedentes en la historia argentina.

No lo olviden nuca, por favor, sobre todo los jóvenes.

Hay algo más importante en la vida del Teniente Coronel Philippeaux que, para poder dimensionarlo, debemos partir de esta reflexión filosófica: los hombres, como Philippeaux, no son inmortales, son eternos. Porque cada día que pasa los muertos con convicciones mandan más, porque la voluntad de ellos llega y continúa, y se multiplica de generación en generación, dé época en época, para que podamos ser de una vez por todas un Estado Nacional Argentino, definitivo e irreversible.

Por eso, el mejor homenaje que podemos hacerle al Teniente Coronel Philippeaux y a tantos soldados desconocidos, que son también héroes desconocidos, es que continuamos junto a ellos, en cada uno de nuestros actos, y que su voluntad de hacer un Estado Nacional Argentino definitivo e irreversible en esta santa tierra, saqueada desde hace dos siglos, es la voluntad que fue y será de cada uno de nosotros.

Para que cada día que pase los muertos manden más, cumplamos la voluntad de construir una Nación Argentina definitiva e irreversible.

4.- CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION O.D. Nº 1.621 1

SESIONES ORDINARIAS, 2004

ORDEN DEL DIA Nº 1621

COMISION DE DEFENSA NACIONAL

Impreso el día 15 de noviembre de 2004

Término del artículo 113: 24 de noviembre de 2004 SUMARIO: Fallecimiento del teniente coronel Adolfo Philippeaux. Expresión de pesar.  Atanasof. (6.484-D.-2004.)

Dictamen de comisión

Honorable Cámara:

La Comisión de Defensa Nacional ha considerado el proyecto de declaración del señor diputado Atanasof por el que se expresa pesar por el fallecimiento del teniente coronel Adolfo Philippeaux, el día 2 de octubre de 2004; y, por las razones expuestas en el informe que se acompaña y las que dará el miembro informante, aconseja su aprobación.  Sala de la comisión, 2 de noviembre de 2004.

Jorge A. Villaverde. – Mauricio C. Bossa.

·          Alicia M. Comelli. – Gerardo A. Conte Grand. – Alberto A. Coto. – Dante R.  Elizondo. – Gustavo E. Ferri. – Daniel O. Gallo. – Nilda C. Garré. – Jorge R.  Giorgetti. – Julio C. Humada. –

Margarita O. Jarque. – María del Carmen C. Rico. – Cristian A. Ritondo.

·          Oscar E. Rodríguez. – José A. Romero.

·          Hugo D. Toledo. – Domingo Vitale.

Proyecto de declaración
La Cámara de Diputados de la Nación

DECLARA:

El pesar de este cuerpo legislativo por el fallecimiento del teniente coronel Adolfo Philippeaux, ocurrido el día 2 de octubre del 2004 a las 14.00 horas, disponiendo que la Presidencia de la Cámara haga llegar, por donde corresponda, copia del presente a manera de sentidas y sinceras las condolencias a los familiares del mismo.

Alfredo N. Atanasof.

INFORME

Honorable Cámara:

La Comisión de Defensa Nacional, al considerar el proyecto de declaración del señor diputado Atanasof, cree innecesario abundar en más detalles que los expuestos en los fundamentos, por lo que los hace suyos y así lo expresa.

Jorge A. Villaverde.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

El teniente coronel Philippeaux fue una personalidad de enorme trascendencia y gravitación política y militar de los últimos 50 años de la vida argentina.  Fue, sin duda alguna, una de las más relevantes figuras militares patrióticas y democráticas, profundamente vinculado al pueblo. Fue jefe del Destacamento Reforzado del Regimiento Escolta del señor presidente de la Nación, teniente general don Juan Domingo Perón. Jefe, en La Pampa, de la revolución que encabezara el general Valle (quien murió fusilado por orden de la dictadura de Aramburu-Rojas), en donde armó al pueblo, liderando un levantamiento popular que inscribió una de las páginas más brillantes de la lucha popular de los últimos 50 años.  Derrotada la revolución, fue condenado a muerte (junto al civil Nores Martínez y al oficial subinspector de la Policía Federal, Turdera). El heroico comportamiento de jóvenes oficiales de la Fuerza Aérea en la base en San Luis, retrasó su envío a Bahía Blanca en donde debía ser fusilado.  Ocupó cargos públicos, durante el tercer gobierno del teniente general don Juan Domingo Perón y luego, a su muerte, de la vicepresidenta de la Nación, señora María Estela Martínez de Perón.

Preso luego del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 que derrocó al gobierno constitucional, fue confinado en La Pampa, para luego de varios años trasladarse, a Mar del Plata en donde fijó su residencia.  Su último cargo público fue en el ámbito de la pesca nacional, del que se alejó definitivamente, por oponerse a la entrega del patrimonio nacional ictícola a manos de las potencias extranjeras dueñas de los factorías, que han depredado nuestro recurso pesquero hasta casi su su conducta fue patriótica y popular, fue en los hechos, condenado a la muerte civil.

Un silencio total sobre su vida, su pensamiento y sus propuestas, se pretendió ejecutar permanentemente.  Sin embargo, lejos de hundirse en el ostracismo al que pretendieron arrojarlo los enemigos del pueblo y de la patria, retomó las banderas de lucha de su pueblo, y fue el fundador del Foro Patriótico y Popular, desde el cual trabajó para profundizar una nueva huella de unidad patriótica y popular, que alumbrara el camino de una transformación profunda de nuestra Argentina.

Por ello, la pérdida de un gran hombre con códigos de honor muy altos, es razón para expresar nuestro pesar.

En consecuencia pido la aprobación del presente.

Alfredo N. Atanasof.

 

 

CAMARA DE DIPUTADOS DE LA NACION O.D. Nº 1.336 1

SESIONES ORDINARIAS

2006

ORDEN DEL DIA Nº 1336

COMISION DE DEFENSA NACIONAL

Impreso el día 15 de noviembre de 2006

Término del artículo 113: 24 de noviembre de 2006 SUMARIO: Ascenso post mórtem del teniente coronel (R.) Adolfo C. Philippeaux. Consideración de los antecedentes para su nominación.  Collantes. (4.348-D.-2006.)

Dictamen de comisión

Honorable Cámara:

La Comisión de Defensa Nacional ha considerado el proyecto de declaración del señor diputado Collantes, sobre considerar los antecedentes del teniente coronel (R.) Adolfo César Philippeaux, para promover su ascenso post mórtem; y, por las razones expuestas en el informe que se acompaña y las que dará el miembro informante aconseja su aprobación.  Sala de la comisión, 25 de octubre de 2006.

Jorge A. Villaverde. – Alfredo V. Cornejo.

·          Carlos A. Sosa. – Eduardo L.

Accastello. – Luis G. Borsani. – Dante O. Canevarolo. – Horacio R. Colombi.

·          Juan . C. Díaz Roig. – Hugo A.

Franco. – Nora R. Ginzburg. – Carlos A. Raimundi. – Cristian A. Ritondo. –

Carlos D. Snopek. – Enrique L. Thomas.

·          José R. Uñac. – Ricardo A. Wilder.

Proyecto de declaración
La Cámara de Diputados de la Nación

DECLARA:

Que vería con agrado que el Poder Ejecutivo considerara los antecedentes del teniente coronel ® Adolfo César Philippeaux a los efectos de promover su ascenso post mórtem.

Genaro A. Collantes.

INFORME

Honorable Cámara:

La Comisión de Defensa Nacional, al considerar el proyecto de declaración del señor diputado Collantes, cree innecesario abundar en más detalles que los expuestos en los fundamentos, por lo que los hace suyos y así lo expresa.

Jorge A. Villaverde.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

La Comisión Nacional Permanente de Homenaje al teniente coronel ® Adolfo Cesar Philippeaux ha sometido a consideración de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de ley para promover el ascenso post morten del mencionado teniente coronel.

En relación a ello, cabe destacar que la ley 19.101 para el personal militar (artículo 45) establece que:

“El ascenso del personal superior de las fuerzas armadas lo concede el Poder Ejecutivo, y previo acuerdo del Senado de la Nación a la categoría de oficial superior y dentro de ella”.

Por su parte, la Constitución Nacional (artículo 99, inciso 12 y 13), al establecer las atribuciones del presidente de la Nación, afirma que el mismo es comandante en jefe de todas las fuerzas armadas de la Nación y que provee los empleos militares de la Nación: con acuerdo del Senado, en la concesión de los empleos o grados de oficiales superiores de las fuerzas armadas; y por sí solo en el campo de batalla.  A mayor abundamiento, como antecedente de casos de ascensos post mortem de militares destacados, se encuentra el producido en marzo del corriente año respecto del coronel Martín Rico, cuyo pliego de ascenso fue elevado por el presidente de la Nación al Senado y que hoy está normado mediante decreto 728/2006.

Así, el ascenso post mórtem de militares destacados es una atribución del presidente de la Nación.  Por los fundamentos expuestos, solicito la aprobación del presente proyecto de declaración.

Genaro A. Collantes.

 

 

* Discursos pronunciados en el homenaje al Tte. Cnel. (R) Don Adolfo C. Philippeaux, el 18 de noviembre de 2005, en el Teatro Roma de la ciudad de Avellaneda.